Historia de la cesarea

Historia de la cesarea

🤑 Historia de la cesarea

💞 Origen del nombre de la cesárea

Desde los siglos XVIII y XIX se han registrado casos de cesáreas autoinfligidas. Aunque la mayoría de los casos se saldan con la muerte de la mujer, del bebé o de ambos, hay al menos cinco casos confirmados de éxito. 1º [dos]
Inés Ramírez Pérez, una mujer mexicana del estado de Oaxaca, fue noticia en marzo de 2000 cuando se practicó a sí misma una cesárea. A pesar de su falta de experiencia médica, la operación salió bien y tanto ella como su bebé sobrevivieron.
Ramrez se sentó en un banco[3] en la medianoche del 5 de marzo de 2000, después de 12 horas de sufrimiento constante, y bebió tres vasos pequeños de licor fuerte.
4] A continuación, intentó abrirse el abdomen tres veces con un cuchillo de cocina de 15 centímetros[3].
4] Ramírez cortó una línea vertical de 17 centímetros (6,7 pulgadas)[3] a través de su piel a varios centímetros a la derecha de su ombligo, comenzando en la parte inferior de las costillas y terminando cerca de la región púbica. (La incisión estándar de la cesárea, la incisión de Pfannenstiel, mide 10 centímetros, es horizontal y está justo debajo del ombligo). Metió la mano en el útero y sacó a su hijo después de operarse a sí misma durante una hora. 3] A continuación, quedó inconsciente tras cortar el cordón umbilical con unas tijeras. Tras recuperar el conocimiento, se vendó la herida con su ropa y envió a uno de sus hijos mayores a buscar ayuda. [tres]

🌎 La cesárea en los años 20

La cesárea ha formado parte de la sociedad humana desde la antigüedad, y se pueden encontrar historias de este procedimiento que dan lugar a madres y crías vivas tanto en las culturas occidentales como en las no occidentales. Apolo, según la mitología griega, sacó del estómago de su madre a Asclepio, el creador del culto popular a la medicina religiosa. La cesárea se menciona en numerosas ocasiones en el folclore hindú, egipcio, griego, romano y otros europeos. La operación se representa en mujeres aparentemente vivas en antiguos grabados chinos. Cuando los gemelos nacían por cesárea, el Mischnagoth y el Talmud prohibían la primogenitura y renunciaban a los ritos de purificación para las mujeres que daban a luz por cirugía.
A pesar de ello, la historia temprana de la cesárea está rodeada de leyendas y es de dudosa exactitud. Incluso la raíz del término “cesárea” parece haber cambiado con el tiempo. Se supone que deriva del parto quirúrgico de Julio César, pero esto parece dudoso dado que se dice que su madre Aurelia vivió para enterarse de la invasión de Gran Bretaña por parte de su hijo. En aquella época, la operación sólo se realizaba cuando la madre estaba muerta o moribunda, como un último esfuerzo para salvar al niño para un estado que quería ampliar su población. Bajo el mandato del César, todas las mujeres destinadas a dar a luz debían ser abiertas; de ahí lo de cesárea. Otras raíces latinas son el verbo “caedare”, que significa “cortar”, y la palabra “caesones”, que se utilizaba para referirse a los bebés nacidos mediante procedimientos postmortem. Por último, no tenemos forma de saber dónde o cuándo se acuñó la palabra cesárea. El procedimiento se conoció como operación de cesárea hasta los siglos XVI y XVII. Esto empezó a cambiar tras la publicación en 1598 del libro de Jacques Guillimeau sobre partería, que introdujo la palabra “sección”. A partir de entonces, la palabra “sección” sustituyó gradualmente a la palabra “operación”.

🙃 ¿cuándo se generalizó la cesárea?

Un niño vivo es extraído del vientre de una mujer muerta en un detalle de una xilografía de 1506 que supuestamente representa el nacimiento de Julio César. La Biblioteca Nacional de Medicina proporcionó esta imagen. Se dice que Julio César fue cortado del vientre de su madre cuando nació, según la leyenda popular. Dado que se dice que su madre estaba presente en el momento en que invadió Gran Bretaña, este relato ha sido recibido con cierto escepticismo.
Según algunos estudiosos, la palabra proviene del verbo latino “caedare”, que significa “romper”. Otros afirman que el nombre deriva de un decreto romano que exigía el uso de esta técnica para salvar a los bebés cuyas madres estaban muertas o moribundas durante el parto.
El parto quirúrgico se conoce en todo el mundo desde hace cientos de años, independientemente de sus raíces. La explicación más antigua de un parto por cesárea, según la historiadora Renate Blumenfeld-Kosinski, se encuentra en una tablilla cuneiforme de Mesopotamia que data del segundo milenio antes de Cristo.
En esta lámina de la obra de Johannes Scultetus Armamentarium Chirugicum, de 1666, se representa una cesárea. La Biblioteca Nacional de Medicina proporcionó esta imagen. Según la leyenda, los bebés nacidos por cesárea están vinculados a lo sobrenatural y tienen una fuerza sobrehumana. Los dioses griegos Adonis y Baco, así como el héroe medieval Tristán, nacieron por cesárea. Plinio el Viejo escribió sobre las bendiciones del parto por cesárea en su Historia Natural.

🌙 Historia de la cesárea en áfrica

Desde la época de la República Romana, Cayo Julio César (en griego: )[1] era un nombre popular de la Gens Julia, que llevaban varios personajes, sobre todo el general y dictador Julio César.
La filiación oficial Gai filius (“hijo de Cayo”), realizada como Gai Iulius Gai filius Caesar, se añadía con frecuencia al nombre del tirano Julio César (escritura latina: CAIVS IVLIVS CAESAR). Gaius Iulius Gai(i) filius Gai(i) nepos Caesar es una variante más larga que se encuentra a veces: Gaius Iulius Gai(i) filius Gai(i) nepos Caesar (“Cayo Julio César, hijo de Cayo, nieto de Cayo”). 3] César se refería a menudo a sí mismo como Cayo César,[4] omitiendo el nombre de Iulio. 5] Al tirano perpetuo se le asignó el nombre póstumo de Imperator Cayo Iulio César Divus (IMP-C-IVLIVS-CAESAR-DIVVS, mejor traducido como “Comandante [y] Dios Cayo Julio César”) tras su consagración senatorial como Divus Iulius en el 42 a.C. 6] Suetonio también menciona el cognomen Pater Patriae, por lo que el nombre completo de César sería Imperator Gaius Iulius Caesar Pater Patriae Divus.

Compartir