Niños jugando deportes

Niños jugando deportes

🔴 Niños jugando deportes

📙 Lista de deportes organizados

Hay un montón de buenas razones para que tus hijos se interesen por el deporte, y todos los niños se beneficiarán de la participación en el atletismo. La participación deportiva en la infancia tiene consecuencias de gran alcance que afectan al bienestar mental, emocional y social del niño.
La ventaja más evidente de practicar un deporte de competición es la física. Con la proliferación de actividades sedentarias en interiores, como los videojuegos, los ordenadores y la televisión, la participación en actividades deportivas organizadas es a menudo la única actividad física que tienen los niños. Esto subraya la importancia de participar en deportes organizados. Algunas de las ventajas físicas de que los niños practiquen deportes son
Los niños que practican deportes aprenden pronto a tener un mejor control sobre su cuerpo. De ello se benefician funciones motoras esenciales como la coordinación, la motricidad fina y gruesa y el equilibrio. Los niños que aprenden estas habilidades también desarrollan las redes neuronales que las sustentan, con beneficios a largo plazo.
La participación en deportes ayuda a fortalecer los músculos, lo que conduce a un aumento general de la fuerza y la resistencia. Además, los deportes suelen requerir varias formas de movimiento, tanto movimientos rápidos como lentos y constantes. Según los expertos de la Universidad Charles Hurt, los atletas suelen realizar ejercicios específicos para desarrollar los músculos de contracción rápida y de contracción lenta, lo que favorece el desarrollo de los dos tipos de tejidos musculares. El deporte puede permitir a los niños crecer y mejorar ambos tipos de músculos.

📣 Voleibol

En lo que respecta a los niños y la actividad, los estudios sugieren que muchos niños pequeños realizan demasiada o muy poca actividad. Demasiada actividad física conduce al agotamiento y a los accidentes, mientras que muy poca conduce a la obesidad y a la diabetes de tipo 2, entre otras dolencias. Para equilibrar esto adecuadamente, los padres y entrenadores deben estar atentos, pero ser considerados, cuando se trata de niños y deportes.
Los programas deportivos para niños, según el Instituto para el Estudio de los Deportes Juveniles de la Universidad Estatal de Michigan, no sólo proporcionan beneficios físicos, sino también psicológicos y sociales. “Los deportes son más que un juego; son una serie de lecciones de vida”, dice Paul Caccamo, licenciado en Harvard. Los niños que crecen sin ellos están muy desfavorecidos”.
Cuando se trata de los niños y el atletismo, uno de los factores más importantes es asegurarse de que participan al nivel adecuado. Los padres y los entrenadores tienen gran parte de la culpa en esto, y hay una línea muy fina. Para garantizar que los niños no se excedan, los padres y los entrenadores deben mantener un nivel razonable. Esto tiene que manejarse caso por caso. Lo que es apropiado para un niño puede ser demasiado o demasiado poco para otro. Aquí es donde el entrenador o los padres deben ser capaces de determinar cada situación de forma única.

🥇 El desarrollo del niño a través del deporte

Un estilo de vida sedentario asola a las familias de los niños de hoy en día, sin que se haga ningún esfuerzo por quemar calorías o realizar algún tipo de actividad física. Los niños van al colegio, vuelven a casa, comen y se sientan durante horas en el sofá con un aparato en las manos y no se mueven.
La obesidad es un motivo de preocupación cada vez mayor, al igual que otras enfermedades relacionadas con el estilo de vida, como la presión arterial, las enfermedades cardíacas y la diabetes. Hace unos años, no se oía que los niños sufrieran ninguna enfermedad relacionada con el estilo de vida. Sin embargo, hoy en día hay cada vez más casos de niños que padecen estas enfermedades a una edad muy temprana. La principal explicación es la falta de un estilo de vida equilibrado. Los niños tienen energía natural en su interior, que necesita ser drenada cada día para un mapa de crecimiento equilibrado. Sin embargo, como los padres trabajan y tienen poco tiempo para vigilar el comportamiento de sus hijos, la mayoría de los niños tienen algún tipo de dispositivo para mantenerse ocupados.
Antes, incluso sin instalaciones adecuadas, la mayoría de los niños jugaban al cricket en pequeños callejones, al fútbol en unos pocos kilómetros cuadrados de terreno o al baloncesto tirando a una pared si no había una red donde lanzarlo.

🌜 Ver más

Fuera de la escuela, una de las mejores maneras de enseñar a un niño la importancia del trabajo en equipo y cómo llevarse bien con los demás es a través de los deportes de equipo. Además de la pura emoción de pegar el primer jonrón o conseguir la primera diana, la práctica de un deporte de competición es una forma estupenda de hacer que un niño disfrute estando en forma físicamente. Pero, ¿cómo elige un padre o cuidador el deporte adecuado para su hijo? ¿Y a qué edad debe empezar un niño a jugar en un equipo?
Autoestima: Los deportes de equipo no sólo hacen que los niños se sientan mejor físicamente, sino que también ayudan al crecimiento emocional y mental del niño. Como resultado, estas ventajas ayudan al niño a desarrollar su autoestima, a sentirse orgulloso de aprender nuevas habilidades y a disfrutar del juego competitivo. Los niños también pueden comprender la importancia de la práctica y cómo el esfuerzo por dominar un trabajo puede beneficiarles en otras áreas de su vida.
Colaboración y formación en liderazgo: Trabajar en equipo es una de las formas más naturales de llevarse bien con los demás, y los deportes de equipo son una de las formas más naturales de trabajar juntos por un objetivo común. En todos los equipos, también existe la posibilidad de que crezcan las habilidades de liderazgo, habilidades que pueden ayudar a un niño a tener mejores resultados en la escuela y en todas las áreas de la vida.

Compartir