Tecnicas de autocontrol para niños

Tecnicas de autocontrol para niños

🖐 Autocontrol para estudiantes

Otro enfoque principal para enseñar el autocontrol es ofrecer a los alumnos hábitos de sustitución que puedan utilizar. Si a un alumno le cuesta mantener las manos en los pasillos para sí mismo, recomiéndale que se meta las manos en los bolsillos. Enséñele a chasquear la lengua con los labios cerrados, o a llenar sus mejillas de aire para que se produzca una “burbuja” en la boca si un alumno suelta constantemente palabrotas en clase. No basta con aconsejar al alumno que evite hacer la acción no deseada, sino que hay que enseñarle qué hacer en su lugar. Practicar el autocontrol Al final, el autocontrol se consigue con la práctica, ¡como cualquier habilidad! Afortunadamente, para ayudar a los alumnos a ejercitar la autodisciplina, existen muchos juegos y actividades maravillosos. El Jenga, el Red Light Green Light y la prueba del malvavisco son algunos de mis favoritos. Son juegos perfectos para jugar con los alumnos cuando se aprende sobre las técnicas de autocontrol y el valor del autocontrol. Cuanto más hablemos con nuestros alumnos sobre la autodisciplina y la practiquemos, más fácil les resultará hacerlo. Los alumnos cultivarán comportamientos de autocontrol que les servirán de apoyo en todas las facetas de la vida si se habla explícitamente de ello, se ayuda a los alumnos a considerar las implicaciones de sus decisiones y se pone en práctica.

💕 Autocontrol para preescolares

La autorregulación para individuos de todas las edades es una habilidad vital. Es la capacidad de regular nuestras acciones para tomar decisiones acertadas a largo plazo, en lugar de limitarse a hacer lo que queremos en el momento. También es la capacidad de controlar nuestros sentimientos cuando nos sentimos frustrados, molestos o preocupados. Esto puede ser difícil para los adultos, pero para los niños y jóvenes adultos, cuyos cerebros aún están creciendo y evolucionando, es considerablemente más difícil.
Ayudar a los niños y jóvenes adultos a desarrollar sus habilidades de autorregulación tiene enormes ventajas. Dichas habilidades pueden ayudar a los niños y a los jóvenes adultos (aunque no quieran) a completar sus trabajos y tareas, a mantener amistades duraderas, a tomar decisiones seguras cuando salen con sus amigos, a evitar romper una regla, a resolver problemas cuando tienen ganas de rendirse, y mucho más. En pocas palabras, cuando se mejoran las capacidades de autorregulación, los niños y los jóvenes tienen más probabilidades de llevar una vida feliz y más sana. Trabajar la capacidad de autorregulación, por supuesto, no ocurre de forma instantánea. Estas habilidades deben trabajarse y reforzarse a lo largo del tiempo, especialmente en el caso de quienes tienen dificultades con ellas. La buena noticia es que, para mejorar su autorregulación, los niños y jóvenes adultos pueden aprender estrategias y habilidades.

🔶 Cómo explicar el autocontrol a un niño

En la raíz de muchos trastornos de la conducta está la falta de control de los impulsos. Los comportamientos impulsivos pueden intensificarse con el tiempo sin una intervención adecuada. Por ejemplo, cuando no se salen con la suya, los impulsivos de 6 años pueden pegar cuando no se salen con la suya, mientras que los impulsivos de 16 años pueden compartir contenidos inapropiados en las redes sociales sin pensar en las posibles ramificaciones.
Pero la buena noticia es que, a medida que crecen, puedes ayudar a tu hijo a aprender nuevas habilidades para mejorar su control de los impulsos. Y cuanto más controle su hijo sus impulsos, menos probable será que haga o diga algo que pueda perjudicar a los demás y a sí mismo.
Es más probable que los niños que no comprenden sus sentimientos sean impulsivos. Un niño que no sabe decir “estoy enfadado” puede pegarle para demostrar que está enfadado. O un niño que no puede decir “me siento triste” puede tirarse al suelo y llorar.
Enseñe a su hijo a reconocer sus emociones para que pueda decirle cómo se siente en lugar de mostrárselo. Empieza por enseñar a tu hijo a etiquetar sus emociones, como enfadado, triste o asustado. Después, explora la distinción entre emociones y acciones.

🌍 Autocontrol de los padres

En la escuela primaria, la mayoría de los niños empiezan a desarrollar el autocontrol. Pero algunos niños tardan más que otros. Usted puede ayudar a su hijo a trabajar en habilidades como la espera y el control de las emociones. Elogiar los esfuerzos de autocontrol anima a su hijo a seguir intentándolo.
Cuando los niños muy pequeños no consiguen lo que quieren, pueden perderlo para siempre. Cuando les dices: “Hoy no compramos caramelos”, todavía no tienen el autocontrol necesario para mantener la calma. Pero al llegar a la escuela primaria, la mayoría de los niños empiezan a desarrollar la capacidad de controlar sus impulsos, pensar antes de actuar y esperar a conseguir lo que quieren.
Vamos a visitar a la abuela, y durante un rato, ella y yo hablaremos. ¿Por qué no traes algunas cosas para jugar y así no te aburrirás? “Mi amiga y sus hijos vienen de visita”. Quizá tengas que dejarles jugar a tus videojuegos, así que guarda los que sean especiales.
Para los niños pequeños, una de las mejores maneras de aprender algo es jugando. Haz que tu hijo se detenga y comience a realizar diversas acciones de camino al baño, o en el supermercado. Haga que su hijo se paralice, por ejemplo, cuando usted diga “¡Patata!”. Este tipo de juegos enseña a los niños a detenerse y pensar antes de actuar, un autocontrol necesario.

Compartir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad