La golondrina teatro opiniones

La golondrina teatro opiniones

🌝 Pelusa en un tutumo

Todo esto sería insignificante si no repercutiera tan fuertemente en la eficacia y calidad de una comida tan deliciosa como la que nos sirvieron. También pone en peligro la recepción futura y actual de una obra de tal universalidad que apela a las emociones de todos los espíritus sensibles y que, estoy seguro, merecerá un lugar destacado en el repertorio de cualquier gran teatro de ópera. Afortunadamente, a pesar de algunos momentos precarios, hubo demasiadas cosas positivas como para que estos tropiezos hundieran el barco.
Nancy Fabiola Herrera estuvo magistral en todos los sentidos, con una interpretación que imprimió a su personaje un innegable encanto desde el principio. Su contundente Cecilia, puro en mano, sería difícil de olvidar, como una Carmen desgastada y alienada. Carmen Romeu, que se ha consolidado como una diva indispensable de la casa en las últimas temporadas, la reflejó con maestría, encarnando la personalidad tan rica y atractiva de Lina. Los exigentes y complicados momentos vocales del papel parecen estar al límite de su tesitura actual, pero eso no le impidió mostrar una línea lírica perfecta en la “Canción de Primavera”, así como ilustrar sus cualidades en los momentos más dramáticos del acto final. También debo destacar, para mi deleite, los increíbles movimientos utilizados en las dos pantomimas, que sus creadores no podrían haber imaginado mejor.

🏅 Teatre mòbil – ¡uy!

El teatro es uno de los objetos culturales que ayudan a profundas refutaciones sobre profundas concepciones sobre profundas concepciones sobre profundas concepciones sobre profundas concepciones sobre profundas concepciones sobre profundas concepciones sobre profundas concepciones La magistralmente estelarizada obra de Carmen Maura “La golondrina” es una de esas piezas que te hacen reflexionar sobre un tema crítico: la libertad.
“La golondrina” se centrará en sólo dos personajes, Amelia y Ramón, y se centrará en acontecimientos actuales con implicaciones globales. La Maura es una exigente y reconocida profesora de música que acogerá en su casa a un joven de unos cuarenta años que se esfuerza por perfeccionar sus dotes de cantante para preparar un funeral por su madre recientemente fallecida. Al menos, eso es lo que se le ocurre. Y la canción que quiere cantar es “La golondrina”, una canción que parece tener un significado especial para él. Asimismo, Amelia podrá impartir sus clases a pesar de sus reservas iniciales.
Sin embargo, lo que parece ser una incipiente relación profesor-alumno puede convertirse rápidamente en un diálogo revelador sobre las intenciones preconcebidas de uno y el proceso de pensamiento racional del otro. Y ambos, al compartir una experiencia común de dolor, declaran en el texto que somos inextricablemente humanos. El dolor personal, así como la empatía, si hay un lugar para experimentarlo.

⚠️ Teatro arriaga, bilbao – 20 diciembre

El escenario del Arriaga espera recibir a la gran Carmen Maura, que actuará en una obra junto a Félix Gómez que aborda la siguiente premisa: “¿Qué nos hace humanos?” Lo que nos hace humanos, según Amelia (Carmen Maura), una madre profundamente herida en su alma, es nuestra capacidad de sentir el sufrimiento de los demás como si fuera el nuestro. Eso nos distingue de las bestias.
Cuando Amelia y Ramón (Dafnis Balduz) se encuentran, tienen que elegir entre hacerse aún más daño a sí mismos o reconocerse en el sufrimiento del otro para evitar que las bestias ganen. Todos somos víctimas ante un ataque indiscriminado, y debemos elegir entre el amor y el odio. El camino que tomemos afecta al resto del mundo.

🌎 Discurso directo e indirecto

Toda la acción se desarrolla en la casa de Amelia, concretamente en el salón. Una sala dominada por un enorme piano negro. Una estantería con libros y fotos a la derecha. Y, al fondo, una amplia ventana con vistas al cielo. Alessio Meloni realizó una escenografía encantadora y elegante. La escenografía es, sin duda, lo más destacado de la producción de Josep Mara Mestres. Una escena con ligeros ajustes y gran parte del peso que recae sobre los hombros de los intérpretes y su trabajo interpretativo.
Y, si ya hemos decidido que Carmen Maura no está tan “afinada” como esperábamos, Félix Gómez es quien nos regala un gran espectáculo. Es cierto que Clua le ha hecho un regalo impagable con este papel, pero también es cierto que el actor supera el reto con aplomo. Gómez clava cada uno de los matices de su personaje a la perfección, plasmando toda la amplitud del arco. Nos convence la simpatía y la frescura del comienzo -a través de anécdotas y de “seducir” al profesor con su propia verborrea- y nos convence también a medida que avanza la historia y nos acercamos al dramático desenlace. A lo largo de la novela, hay una variedad de momentos realmente poderosos en los que hace gala de su fuerza y sensibilidad. Se emociona y nos emociona, además de sorprendernos con su hermosa voz. Podríamos decir que en ‘La Golondrina’, Félix Gómez se doctora con La Maura, una de las catedráticas de la profesión. No hay nada.

Compartir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad