¿Cómo se puede vender un piso en Madrid?

¿Cómo se puede vender un piso en Madrid?

Aunque Madrid es una ciudad muy atractiva a vista de los posibles compradores de viviendas, es necesario tener en cuenta algunos factores clave para que la venta sea más rápida.

Madrid es una ciudad cosmopolita que dispone de todo tipo de servicios a nivel público, privado y también de ocio.

Al ser una ciudad grande, Madrid, ofrece muchas oportunidades laborales muy atractivas que hace que, cada año, muchas personas busquen pisos en la capital para quedarse a vivir.

Estos factores contribuyen a que la venta de pisos en Madrid aumente, bajando el tiempo que el vendedor debe esperar para hacer efectiva la venta.

Aun así, para poder vender un piso en Madrid es importante tener en cuenta algunos factores que serán fundamentales para que la gestión se lleve de manera adecuada, ajustada a la legalidad y se finalice la transacción de forma exitosa y satisfactoria para todas las partes.

Documentación del propietario y la casa en regla

Tanto el propietario como la vivienda deben disponer de toda la documentación en regla para que esta pueda ser vendida.

De este modo, el propietario debe tener en su poder la escritura que garantiza que la propiedad es suya y el DNI en regla.

En cuanto a la vivienda es importante disponer de los certificados que acreditan que la vivienda está al corriente de pagos como la comunidad, el IBI y facturas como la luz y el agua. Además, de necesitar un certificado del banco en el que se indique si se ha cancelado la hipoteca  o la deuda que queda pendiente.

Un precio adecuado

Algunos vendedores piensan que la mejor idea al sacar su vivienda a la venta, es fijar un precio por encima del mercado y si luego tarda en venderse poder bajar el precio.

Sin embargo, al final es una pérdida de tiempo para el vendedor, que verá como, aunque haya visitas a la vivienda, pocos se interesarán a la hora de pagar el precio fijado.

Por el contrario, si el precio de la vivienda es justo y adecuado para la zona y el mercado, será más fácil para los posibles interesados tomar la decisión de comprar.

En este sentido hay que tener en cuenta que muchos compradores visitan más de una vivienda, por lo que terminan comparando sobre todo precios. 

Que la vivienda tenga un precio atractivo, ni más ni menos de lo que cuesta, es un incentivo para que los compradores decidan quedarse con ella.

Arreglar la vivienda

Sobre todo las viviendas de segunda mano puede que necesitan un lavado de cara a la hora de atraer a los compradores.

Dedicar algo de tiempo a arreglar pequeños desperfectos, a pintar las paredes con colores neutros y a limpiar y ordenar todo el espacio, son factores decisivos a la hora de que una transacción inmobiliaria llegue a buen puerto.

Estos detalles convertirán la vivienda en un espacio confortable, que causará una buena primera impresión cuando las visitas entren, y se sientan a gusto.

A la hora de decorar la casa para venta, un pequeño consejo, es mejor eliminar aquellos elementos más personales, para que la vivienda tenga un estilo más neutro gracias al que, los posibles compradores, puedan verse viviendo allí.

Cuenta con una agencia inmobiliaria profesional

Como personas normales, puede que tengamos poco o ningún conocimiento sobre cómo llevar la gestión de una compraventa de viviendas.

Son muchos los factores a tener en cuenta a la hora de vender la vivienda y encontrar al comprador adecuado. Para salir con éxito de este tipo de negocios, es mejor ser guiados por personas profesionales que sepan cómo está el mercado de la vivienda actual.

Una agencia inmobiliaria profesional, como InMadrid, ofrece asesoramiento personalizado a los vendedores ayudándoles al prestar atención a sus necesidades, buscar a los mejores compradores solventes y facilitando la realización de toda la documentación.

Compartir