Ventajas y desafíos que presenta el divorcio sin hijos

Ventajas y desafíos que presenta el divorcio sin hijos

Cuando en una relación no hay hijos y son capaces de llegar a acuerdos beneficiosos para ambos, los trámites del divorcio pueden ser más rápidos y sencillos.

La disolución de un matrimonio siempre es un asunto muy serio, una decisión que hay que meditar y tomar con mucho cuidado. En especial si hay hijos, ya que habrá otras responsabilidades que hay que tomar en cuenta.

Cuando no hay hijos, nos encontramos con una situación que sigue siendo bastante delicada, porque es normal que los cónyuges sigan teniendo sentimientos encontrados uno por el otro, pero la diferencia es que el lazo que los uniría para siempre, como son los hijos, no existe.

Los hijos pertenecen a ambos padres, y los dos deben sentarse siempre por el bien de sus hijos a tomar decisiones que marcarán sus vidas para siempre.

Por otro lado el divorcio sin hijos abre la puerta a la pareja para optar a una disolución matrimonial más rápida y sin ningún tipo de lazo que los siga uniendo una vez que se haya hecho efectivo el divorcio o la separación.

Las ventajas del divorcio sin hijos

Los hijos son una gran responsabilidad que mantendrá atada a la pareja incluso aunque esté divorciados.

Por otro lado, al no existir los lazos paternofiliales por la falta de hijos, la relación una vez terminada rompe para siempre su unión, por lo que cada uno puede seguir su camino sin ningún tipo de problema.

Al divorciarse sin tener hijos, solo tendrán que hacer una regularización de los bienes y las deudas que hayan surgido durante el matrimonio.

Tienen que llegar a acuerdos sobre el reparto de los mismos que debe ser equitativo para ambas partes, en el caso de que el matrimonio se encuentre en un régimen de gananciales.

Por otro lado, si la pareja se ha casado en un régimen de separación de bienes, el divorcio será mucho más fácil, porque en este caso tan solo hay que tener en cuenta los bienes de uso común de la pareja en los acuerdos.

En ambos divorcios, con régimen de gananciales o separación de bienes, deberán llegar acuerdos conjuntos sobre el uso del patrimonio que tengan en común. Acuerdos que pueden ser fáciles si la pareja está decidida a llegar a un pacto y resolver cuanto antes la situación.

Qué desafíos presenta el divorcio sin hijos

En el caso del divorcio sin hijos, aunque pensamos que hay muchas ventajas, también pueden aparecer diferentes inconvenientes y desafíos que hay que tratar de solucionar.

Los problemas más comunes pueden ser dos. Por un lado que uno de los miembros de la pareja no quiere acceder ni aceptar que la relación ha terminado y se niegue a firmar el divorcio.

Otro problema que puede surgir, es que los cónyuges no sean capaces de llegar a un acuerdo sobre cómo gestionar el patrimonio que tienen en común.

Estos dos factores son causa de muchos problemas a la hora de resolver un divorcio sin hijos, y que si es de mutuo acuerdo, es un trámite que puede realizarse de manera rápida evitando al máximo el dolor que causa tener que pasar página sin la otra persona.

Compartir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad