Niño reflexionando animado

Niño reflexionando animado

👁 Eres un reflejo de mí citas

El 18 de noviembre de 2016 es viernes. Me gusta conversar con otros y aprender de ellos sobre pedagogía y práctica. Ayer estuve hablando con unos compañeros de trabajo sobre la posición del adulto: cuándo comunicar, cuándo participar, cuándo callar y cuándo hablar. Me hizo preguntarme qué constituye una interacción sana entre adultos y niños y qué constituye una intervención en el juego de los niños.
En los primeros años de vida, el adulto es una parte muy importante del entorno propicio. Los niños no tienen entornos de juego cuidadosamente planificados en los que jugar, estar sanos, comprometerse, aprender y tener éxito si los adultos no desempeñan un papel. Sin embargo, saber qué hacer en esta situación es a menudo un reto.
Tomamos estas decisiones a cada momento, y podemos luchar y tener dudas sobre la idoneidad de cada interacción. Podemos pensar en lo que hemos hecho bien o en lo que nos hemos comportado demasiado rápido. Por eso la observación de la práctica es tan subjetiva y difícil, ya que lo que vemos y hacemos en el momento será completamente diferente de lo que haga cualquier otra persona, y esto variará según el niño, el momento y el practicante.

🔉 El reflejo en mi libro de actividades

En un día lluvioso y frío, presencié con alegría cómo un grupo de niños pequeños saltaba con entusiasmo en los charcos de barro de una zona de juegos infantiles. Los chapoteos, el agua helada que entraba a borbotones en sus botas de agua, los remolinos de barro que se formaban con sus pies y el descubrimiento de la “causa y el efecto” fueron lo más destacado de la experiencia. Es difícil decir lo que cada niño se llevó de la experiencia, pero durante unos 20 minutos, el charco mantuvo su atención mientras el equipo de juego permanecía visiblemente vacío. Con sus iluminados cuidadores, los niños disfrutaron de un poco de aire fresco. Nunca sabremos si los padres que recogían a sus hijos ese día sentían el mismo amor por el barro. ¿Quizás rememoraron recuerdos similares de su infancia o reflexionaron sobre la increíble capacidad de aprendizaje de un charco? Puede que algunos hayan suspirado ante la perspectiva de tener que lavar demasiada ropa.
Cuando se pregunta a un adulto por sus recuerdos tradicionales de juego en la infancia, es probable que sus ojos brillen al recordar los días que pasaron explorando, trepando a los árboles, construyendo guaridas, encendiendo fuegos, haciendo pasteles de barro y oliendo rosas. Si esto le resulta familiar, no es el único; estos son sólo algunos de los vívidos recuerdos de la infancia compartidos por padres y profesionales en el marco de un proyecto nacional de investigación sobre el juego sensorial realizado por la Universidad Anglia Ruskin en mayo de 2009. Si ha tenido la suerte de compartir este tipo de recuerdos, tendrá una buena idea de por qué los niños se benefician tanto del juego sensorial y por qué es tan necesario. Mientras juegan con la tierra, la arena, las conchas, las piedras, las hojas y otros materiales, no pierdas de vista su atención, su concentración, su determinación, su resolución de problemas y sus habilidades sociales. Este tipo de juego no sólo es muy divertido para los niños -y en su mayor parte es gratuito-, sino que también es bueno para su desarrollo, ya que cada estimulación sensorial ayuda al cerebro a formar y reforzar conexiones importantes.

👨 La reflexión en mis actividades

Los resultados de un estudio más amplio sobre cómo una clase de niños de diez y once años leyó y reaccionó ante la novela híbrida de David Almond, Mi nombre es Mina, se reflejaron en este trabajo. El tema explora las facetas encarnadas de la interacción de los niños y argumenta que éstas desempeñan un papel crucial en la lectura mutua de los niños, reflexionando sobre las interpretaciones de los niños de los poemas que se encuentran en el texto. Los resultados de este estudio se comparan con el concepto de “infantilidad” de Peter Hollindale, con la conclusión de que un examen minucioso de El cuento de invierno de William Shakespeare muestra contradicciones entre las construcciones lingüísticas de la infantilidad dentro del texto y las actuaciones encarnadas en el escenario. El artículo sostiene que los niños utilizan su posición social y física para participar en negociaciones ficticias sobre la infancia y la edad adulta y, al hacerlo, cocrean una experiencia artística que denominamos literatura infantil, basándose en importantes conocimientos de la teoría de la literatura infantil y de los estudios sobre el diálogo en el aula.

⭕ El reflejo en mí plan de lección

El Chit-Chat es un juego muy sencillo. Requiere permitir que su hijo o adolescente converse con usted mientras hace suficientes preguntas o comentarios para indicar que le está prestando atención y está involucrado.
Puede que no le interese el tema, pero sí el hecho de que su hijo disfrute siendo escuchado y explicando o charlando con usted sobre algo que le apasiona.
¿Alguna vez has conseguido que alguien te escuche de verdad hablar de algo que te interesa o te preocupa, aunque no sea algo que le interese especialmente? ¿Por qué no hablar de tus hijos a personas que no tienen hijos? ¿O tal vez hablas de algo que ha sucedido en el trabajo?
A mi marido le gusta leerme estadísticas de fútbol. A mí me interesa el tema, pero no tanto como a él. La cuestión es que contármelo le hace feliz y es un momento de unión para los dos.
Esto también es válido para tus hijos. Tu hijo se sentirá unido a ti si fomentas la charla y mantienes un nivel visible de interés e interacción. Se trata de un tipo de conexión único, ya que se ofrece por amor sin esperar reciprocidad.

Compartir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad