Newsletters ¿por qué deben estar en tu estrategia de marketing digital?

Newsletters ¿por qué deben estar en tu estrategia de marketing digital?

El mundo del marketing digital es enorme y, según parece en algunas ocasiones, casi infinito. Hay un pequeño apartado dentro de todas estas técnicas y herramientas que se lleva utilizado desde hace tiempo, pero que en los dos últimos años ha crecido mucho. Nos referimos al mail marketing y envío de newsletters, esos correos que se envían a una lista de suscriptores.

A la hora de poner en marcha una campaña como esta, lo primero que debemos saber es cómo hacer una newsletter. A partir de aquí, podremos empezar a desarrollar una idea que responda a los objetivos de nuestra marca, siempre a través de una estrategia adecuada. Vamos a ver primero qué es una newsletter, para después profundizar en las ventajas de utilizar esta herramienta.

¿Qué es una newsletter?

Una newsletter no es más que un boletín informativo, una publicación digital que le llega a nuestros lectores a través del correo electrónico. Suele dotarse de cierta periodicidad (desde newsletters diarias a otras que se envían cada dos meses), lo que genera cierta expectación sobre el usuario.

Lo habitual es incluir varios artículos de interés dentro de una misma newsletter, siempre sobre temas que tengan relación con nuestra marca o el sector en el que trabajamos. Es importante añadir también un CTA o alguna oferta que dirija a nuestro cliente hacia donde a nosotros nos interese más.

Las personas que van a recibir estos newsletters son personas que ya hayan mostrado interés tanto en nuestra marca como en este tipo de comunicación. Es importante tener esto en cuenta, ya que no podremos enviarlas a quienes no nos hayan dado su consentimiento para ello. Además, es obligatorio por ley que incluyamos un botón para que el usuario de desuscriba o se dé de baja de estos correos.

Ventajas de utilizar una newsletter

Mejora la confianza

Es, sin duda, uno de los puntos fuertes de esta comunicación comercial. Un correo electrónico es mucho más íntimo y personal que cualquier otro anuncio, mensajes en redes sociales u otros banners que podemos encontrar en internet. Se trata de una versión moderna de las cartas de hace unos años.

Aporta valor al usuario

Los mensajes que podemos incluir en una newsletter no tienen por qué ser siempre comerciales, de hecho es algo completamente contraproducente. Es mucho mejor incluir información que pueda ser útil y relevante para el lector, que con el paso del tiempo irá convirtiéndose en un cliente fijo.

Tiene un coste reducido

Las campañas de mail marketing y envío de newsletter no suponen una gran inversión en primer momento. Lo más habitual es que, la mayoría de herramientas que puedas utilizar, sean gratuitas hasta que no manejes una lista de suscriptores con un volumen bastante alto de usuarios. Eso sí, nunca gastes dinero en comprar suscriptores, no serán personas interesadas en tu marca.

Fomenta la fidelización

Con el envío de estos correos electrónicos, podrás ofrecer muchas ofertas personalizadas o códigos de descuento a aquellas personas que sean clientes fieles, o a los que quieras convertir en ellos. Será una técnica perfecta para crear un listado de usuarios especiales o VIP que reciban las novedades antes que cualquier otro, o puedan acceder a elementos exclusivos.

Aumenta el tráfico a tu web

Algo que debes tratar de hacer en cualquier correo electrónico que envíes es añadir un CTA (Call To Action), que redirija a los lectores a tu página web. Ahí podrás ampliar la información que se introducía en el mail, además de ofrecer productos y contenidos relevantes y relacionados con el tema tratado.

Tiene un gran ROI

Lo que se conoce como Return On Investmen tiene que ver con el beneficio que obtenemos según los recursos que invertimos en esta estrategia. Como hemos visto, no se trata de una campaña especialmente cara, y los números lo confirman: el ROI es superior al 120%, cuatro veces más que cualquier otro canal digital.

Permite rotar el stock

Si tenemos en el almacén productos que no conseguimos vender o que son menos conocidos por el público, una newsletter es un buen escaparate para buscarles salida. Prueba a introducir ofertas y descuentos interesantes en estos artículos, y seguro que pronto verás cómo van desapareciendo de tu inventario.

Te ayudará a segmentar tu público

Es importante revisar siempre las estadísticas y reacciones de tu público con los correos electrónicos que se envían. Con esto, podremos conocer qué funciona y qué no, además de segmentar nuestra base de datos en relación con la interacción de estos usuarios con el correo y dónde hacen clic o no.

El objetivo final: la venta

Como cualquier empresa, tu marca debe tener el objetivo final de vender, pero no todas tus newsletters deben ser estrictamente comerciales. Puede que incluyas algún producto en algunos de estos correos, que anuncies un nuevo producto o presentes una oferta concreta. Pero no lo hagas constantemente.

Compartir