El valor moral de Malcolm X y el desafío de Palestina

(RNS) – El tercer viernes de mayo se celebra el Día de Malcolm X, pero muchos eligen reconocer al líder de los derechos civiles hoy (19 de mayo), en su cumpleaños. En cualquier caso, el Malcolm que honramos -su imponente figura, su articulado barítono, su penetrante mirada- refleja el orgullo que muchos de nosotros sentimos por el hombre. Pero esta imagen a menudo se presta a un recuerdo superficial y restringido de Malcolm, que a la vez arde intensamente en profundidad pero estrechamente en amplitud.

En vida, y en la memoria del gran público, Malcolm fue marginado como la quintaesencia del rebelde negro furioso: una figura novedosa por la intensidad de su pasión, pero que no tenía nada que enseñar a la sociedad en general.

Esa desestimación del legado de Malcolm no sólo perjudica al propio hombre, sino a todos nosotros. Malcolm nos recuerda dos constantes históricas: en primer lugar, que cada época requiere personas que puedan decir la verdad al poder sin miedo; y en segundo lugar, que aquellos que lo hacen serán inevitablemente marginados durante su tiempo.

Fue Malcolm quien nos advirtió en vida sobre el daño que se estaba haciendo a los palestinos, antes que ningún otro líder afroamericano u organización de derechos civiles, al igual que se enfrentaría a la guerra de Vietnam antes que nadie. Sería el único líder popular que apoyó a Yuri Kochiyama en su búsqueda de justicia tras los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

El coraje moral no se encuentra a menudo dentro de los confines de nuestras rígidas líneas partidistas. Ningún partido político tiene el monopolio de la moral. La valentía se manifiesta precisamente cuando nos levantamos contra la visión cómoda e imperante de nuestro tiempo.

Hay pocos lugares en la política estadounidense actual en los que se requiera más esta valentía, y sin embargo esté menos presente, que en la cuestión de los derechos humanos de los palestinos.

La banalidad de la injusticia contra los palestinos ha permitido que se produzca de forma constante y silenciosa durante años. Israel sigue construyendo asentamientos en los territorios palestinos ocupados en flagrante violación de casi todas las leyes internacionales. El traslado de la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén en 2018 fue desestimado como una maniobra política por el entonces presidente Donald Trump y el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, aunque resultó ser una provocación útil para ambos políticos. Gaza se ha convertido en una prisión al aire libre que es bombardeada rutinariamente. Esto se ha convertido en el statu quo, algo que el presidente Joe Biden no ha hecho más que consolidar.

Incluso los escandalosos intentos de expulsar a los palestinos de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén, sólo obtuvieron la atención mundial porque Israel cometió el error de permitir que una mezquita histórica fuera el telón de fondo de las protestas palestinas.

Pero ahora estamos de nuevo aquí: Al-Aqsa, uno de los lugares más sagrados del Islam, siendo profanado en una de las noches más sagradas del Ramadán; turbas de linchamiento israelíes atacando a “ciudadanos” palestinos con protección policial; colonos desplazando por la fuerza a los palestinos de sus casas históricas. El bombardeo de Gaza ha dejado ya más de 60 niños muertos y el único centro de pruebas COVID-19 destruido.

Aun así, los dos partidos políticos del Congreso de Estados Unidos, que por lo demás apenas pueden ponerse de acuerdo para mantener el gobierno en funcionamiento, garantizan anualmente la financiación incondicional de Israel y castigan cualquier actividad que la desafíe. Durante años, se ha cortado cualquier vía política de apoyo al activismo palestino.

Pero el activismo palestino en este país tendrá éxito. Ya vemos que el péndulo se mueve, como inevitablemente debe hacerlo.

A pesar de la brutalidad del ejército israelí y de la intimidación de los activistas en Estados Unidos, las protestas internas y los actos de desobediencia civil siguen extendiéndose. A pesar de las consecuencias que sufren los famosos y deportistas que se atreven a expresar sus opiniones, cada vez son más los que se manifiestan y no borran sus tuits bajo presión.

A pesar de las tenebrosas listas de vigilancia que se mantienen para castigar a los activistas propalestinos dificultándoles la búsqueda de empleo, cada vez más activistas han decidido que esos salarios no merecen su conciencia. Y un puñado de figuras políticas nos están obligando a reabrir la conversación sobre cómo es el valor moral.

En el pleno del Congreso, la diputada Cori Bush dijo recientemente: “Estamos en contra de la guerra. Estamos en contra de la ocupación. Y somos antiapartheid. Y punto”.

La coherencia moral no puede, por supuesto, limitarse a Palestina. Es muy necesaria en todas las facetas de nuestra vida política. Pero hablar sobre Palestina puede ser la primera grieta para asegurar que todos los muros, literales y metafóricos, comiencen a caer.

Cuanto más formidables se vuelvan las barreras para decir la verdad, más formidables serán las voces de los que sí hablan. El mensaje de Malcolm sobre la igualdad racial caló aún más hondo por su descarnada claridad moral, y cobró más fuerza por los desesperados intentos de erradicarlo. Tenemos que ampliar su legado.

Fuente de la noticia aquí.

Relacionados

Estados Unidos contra México en la final de la Nations League
CM Punk llama "basura" a la WWE en medio de la salida de luchadores como Braun Strowman, Aleister Bl...
¿Cómo se convirtió el Martin Bashir que yo conocía en el antihéroe de la televisión?
La NBA recluta a Damian Lillard y Blake Griffin para pedir a los aficionados que se comporten
Por qué un pequeño animal está recogido en las reglas del Campeonato de la PGA
Meghan Markle y el príncipe Harry anuncian el nacimiento de su hija
Mezcla de vacunas COVID; se estudian los correos electrónicos de Fauci; se ...
¿Deben los Browns tener interés en Julio Jones?
Me llamo Matthew Perry pero soy más Mónica que Chandler
Matthew Perry, estrella de Friends, se separa de su prometida Molly Hurwitz
A$AP Rocky se aferra a llevar dos tipos de Jordans
Vista previa de la lotería del Draft de la NHL de 2021
Miocarditis subclínica en algunos atletas después de la cirugía de cadera
Lebron James no está en la cima del juego Sin control
LeBron James remonta a los Lakers ante los Warriors y consigue el séptimo puesto del Oeste
Apple Vs. La batalla de Epic Games: Lo que importa al inversor
La página del blog de Trump cierra después de un mes
Scott Brooks, de los Wizards, sobre el juego contra los 76ers: "No hay razón para temer a nadie
Clippers-Mavericks en directo (6/2): Cómo ver el quinto partido de los playoffs de la NBA online, TV...
La confianza de los aficionados de los Clippers repunta durante la salvaje serie contra los Maverick...
Compartir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad